Los pendientes básicos de Lemon son pequeños monísimos y cómodos.

Están hechos a mano, combinando cristales y perlas, en una base de plata o de baño de oro que crean un modelo clásico e ideal.